Búsqueda personalizada

martes, 21 de abril de 2009

CRÓNICA DE UNA MADRUGADA AGRADECIDA EN SATIPO

Por:Lic. Dennis Raúl Mucha Montoya
*Difundido en la secuencia : "Opinión de Maestro" de Radio Futura- Satipo. Jueves 23/04/2009.Director periodístico:Milton Cahuana.
*Publicado en Cyberperiodista de:
http://www.peru.com/
*Publicado también en la Página de Guillermo Giacosa: http://www.Informalisimo.com/


Son las cinco de la mañana y la alarma del despertador avisa que hay que prepararse para salir a correr.
Una necesidad obligada por los estudiantes, amigos, familiares y toda persona que nos recuerda que estamos “gorditos”.

El sueño delicioso se ve interrumpido por la obligación de mantener un cuerpo saludable, total la wata es notoria y hay que hacer algo, dejar de comer ni de vainas, comer de todo y correr un poco eso esta mejor.

Me alisto con la indumentaria necesaria y ya son 5,28 am salgo de mi cuarto que esta dentro de un mediano hotel que acoge a muchos trabajadores de diversas instituciones estatales y privadas. Hay que tener cuidado de no hacer mucha bulla, por que parece que las paredes aquí son de papel y producen ecos.

Bajo las escaleras de cemento del segundo al primer piso y cruzo el patio que esta lleno de mototaxis, motos lineales y autos
-prácticamente una cochera improvisada-

En la puerta ya esta atento y presuroso pero soñoliento, Don Jorge el portero del hospedaje.
-Buenos días profesor, va a darse una vueltita- me dice sonriendo pese al sueño manifiesto en su semblante.
-Claro Don Jorge, hay que mejorar el físico...
Me vuelve a sonreír burlonamente y tocándose el abdomen flaco, replica:
-Eso es bueno....
Pensándolo bien, el tío no tiene mucha panza por que seguro padece algún mal o por que come poquísimo, dudo por practicar ejercicios. (Jaja…lo que hace conjeturar la envidia).

Don Jorge es una de esas personas que le sonríe a todo y a todos, su trabajo seguramente ha perfilado esa pacienciosa personalidad.
Al salir observo que todavía la oscuridad reina, pero es Satipo y el calorcito de selva alta se siente hasta en estas horas. Se observa el movimiento de mototaxis, autos y varias personas que seguro van al mercado a abrir sus negocios.
Hago algunos ejercicios de estiramiento, calentamiento y ya estamos listos, empezamos a trotar cuidando que ningún vehículo nos atropelle, y por si acaso mirando hacia atrás por que las vías y calles de Satipo a estas horas son de doble y hasta triple sentido.
-Así es pe’ profe...
Nos dijo alguna vez Chumpe un ex-alumno que trabajaba conduciendo su mototaxi.
-Mientras los tombos no nos vean hay que ahorrar cortando camino- decía este nativo apendejado.

Este shirampari como el se llamaba era de una comunidad nativa asentada en las riveras del Rió Tambo, exactamente en Soroja, llegó a estudiar por estos lugares
(más urbanizados) como peón de un cafetal. Allí el dueño un moreno chinchano le tomo cariño y le dio acogida asumiendo la función de apoderado en la IE donde estudio. Me contaba que solo regresa a su comunidad periódicamente a pasear, llevar víveres a sus padres y hermanos y para ver si consigue una tsinani que la acompañe.

Sigo trotando y por la plaza de Satipo se escucha a los taxistas llamar pasajeros:
-¡Para Pangoa! ¡Pangoa!¡Mazamari! ¡Falta uno! ¡La Merced!¡Pichanaki! ¡Falta uno!¡ ¡Falta uno!
Para los que sabemos ese ¡Falta uno!¡ ¡Falta uno! muchas veces significa que no hay todavía ninguno (ningún pasajero).

Al verme correr, estos huevas creen que voy a subir a una de sus unidades. Es que la verdad son pocos los que salen a correr a estas horas por la ciudad. Y más bien toda persona que transita es para salir de viaje tempranito a algún lugar de la selva.

Sigo mi ruta por las puertas del Ex-colegio de Madres y un ciclista me alcanza y pasa, seguramente con rumbo a Río Negro o algún lugar cercano.

Luego sigo por la avenida principal que da al ovalo de Satipo. Los primeros rayos del día pugnan por salir de entre las penumbras que todavía se resisten a dejarnos.

Sigo mi recorrido y veo dos jóvenes que corren a mayor velocidad por mis costados y me van dejando, es que
-yo no compito- me digo mentalmente para no bajar mi elevada autoestima.
Al final de la vía en el ovalo se observa algunas cantinas que a puerta cerrada están todavía operativas con la música que se escucha lejana, que seguro estará ruidosa por dentro.
Es el punto de retorno y al momento de volver ¡sorpresa! Veo que frente al estadio exactamente, hay un módulo de ejercicios físicos que seguramente el Acalde de la ciudad mando colocar.
Antes
–años atrás- en algún momento cuando salía a trotar por estos mismos lugares veía la necesidad de crear espacios donde uno pueda hacer algunos ejercicios más, a parte de correr o trotar, parece que no fuí el único que lo pedía.

Estos módulos que están compuestos por: las barras simétricas, la plataforma para las abdominales y las barras asimétricas son suficientes para perfilar y desaparecer la wata mas abultada de cualquier mortal si le da constancia y voluntad diaria al ejercicio.

Contento por lo hallado me pongo manos a la obra y a colgarse de las barras paralelas;
- ¡y.....pucha! no hago ni 4 ejercicios completos, bueno nadie observa a si que no hay roche.
-A ver probemos la barra asimétrica ¡y carajo....ni una!
Si que estoy hasta las caiguas.

Pero uno es de retos y las abdominales si las voy hacer, siquiera 10:
- y... uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete y.....diez... .....lo cumplí.
Abreviando pero lo cumplí.

Algunos ejercicios más y ya estamos exhaustos y sudorosos, ha sido completa la "vueltita deportiva".

El tiempo pasa y ya tengo que volver, son las 6:02 am inicio mi trote de retorno y antes de hacerlo observo la barra asimétrica y mentalmente me digo que a la próxima siquiera cuatro tengo que hacer.

Ya es de día y de vuelta a mi hospedaje pude contar hasta 5 módulos de ejercicios en toda la avenida. En varios de ellos algún deportista anónimo iba fortaleciendo músculos y quemando grasa, mejorando su calidad de vida.

Ya en mi cuarto un duchazo y a cambiarse para el trabajo. Pero con unas ganas de volver al día siguiente y hacer esta rutina, que se ve estimulada por que alguien pensó en estos módulos que facilitan la actividad física de todo aficionado-obligado al
footing.

Gracias Señor Alcalde de la Provincia de Satipo y sabe una cosa, en Huancayo y especialmente en el Distrito de El Tambo hace falta este tipo de módulos de ejercicios. Muchas personas salimos a correr y a parte de los perros
(que ahora no son los inofensivos chuscos ni salchichas, sino peligrosísimos Pit-Bulls y Rod Wailer) la delincuencia por acá a ocasionado que muchas personas dejen de practicar esta simple rutina pero de efectos milagrosos en nuestra salud.
Allá hace falta, esta forma práctica pero significativa de promover que las personas practiquen algún deporte y mejoren su calidad de vida.

Vocabulario inmediato:

Wata : Barriga prominente.
Ni de Vainas : Ni en bromas
Pucha : Expresión de sorpresa
Hasta las caiguas : Que esta pésimo
Roche : Ponerse en vergüenza
Shirampari : Joven varón
Tsinani : Joven mujer
Footing : Trotando, marchando.
Huevas : Persona cándida.
Apendejado : Que quiere parecer palomilla.
Tombos :Policias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario